ESCRIBE; DESPUÉS LO PIENSAS

Palizón everywhere

domingo, 24 de julio de 2011

 
Le estoy dando más vueltas que a una peonza. De mientras, no puedo resistir la tentación de ir haciendo este avance.
Otra vez he metido mano aquí, buscando durante horas diseños, probando, horrorizándome con fallos en los códigos y descartando, hasta encontrar la actual plantilla de la magnífica Lauren Thompson, alias Nymphont. Y después retocarla por aquí y por allá (la plantilla, no a Nymphont).

Dejar este horrible color rosa-fucsia-chillón aposta. Para quien no lo sepa he odiado, odio y odiaré el rosa, aunque puedo tolerar el fucsia. Pero el resto de combinaciones junto al gris-blanco-negro no me parecían adecuadas. Azul, demasiado visto (¡sobre todo en los links, qué hartura!). Morado, parecería un blog feminista. Rojo, muy visto. Etcétera.

Tomar la decisión de ponerse en serio, desde el principio, que se cumple un año y este blog no ha servido para nada.

Entonces el ordenador se rompe, format c:/, tan format que debo instalar OS Linux y renegar (para siempre) de Windows. Todas las ideas nuevas escritas a la velocidad de la luz en el teclado y no en una libreta de seguridad, las fotos en bruto y retocadas, los diseños de portada, pdfs de prueba y el grueso de mis 4 libros de poemas se los ha tragado el espacio del ciberespacio.

Es como si nunca en toda mi vida hubiera escrito nada.

Quedan algunos flecos sueltos (de los nuevos) esparcidos por este blog. Queda alguna copia de seguridad en CD, tan guardado para que no se perdiera que ahora no lo encuentro. Incluso quedan los originales de los últimos 2 libros escritos a mano, tienen copia de seguridad en formato libreta, y bastaría con recomponerlos. Pero ha ocurrido esta especie de sinergia, serendipia, putada a secas o como queráis llamarlo.

Primero escoció, para qué negarlo, y mucho. Estoy en pleno proceso de volver a los orígenes, centrarme en el cuento, relato y las novelas que se quedaron todas por la página nº 10, sin final. Aceptando poco a poco el consejo de una persona muy amada, el renegar de los libros escritos hasta el momento y empezar desde cero como escritora novel.

Después, he tomado esta casualidad con humor. Y me he puesto a ello.

Queda aún mucho por retocar, por escribir, por mandar a las editoriales. Y por mostraros aquí.
Comenta algo
Publicar un comentario