ESCRIBE; DESPUÉS LO PIENSAS

Personas sin futuro: en tierra de nadie

domingo, 24 de febrero de 2013

A 4 días de cumplir 34 años, las circunstancias indican que todo va a ir mucho peor; no es necesario que venga Bruselas a decirlo, ni que se anuncie en grandes titulares extranjeros mientras aquí no cuentan nada vía plasma. Los responsables políticos, en su inopia de cuento, en su miopía múltiple sin corregir, aman las etiquetas para separar en trozos a las personas y empaquetarlos como trastos. 

Es evidente que, en un informe económico, hay que poner el corte en algún sitio y las matemáticos sólo son números. Ayudas para los mayores de 45 años. Ayudas para los "jóvenes". Un concepto que baila, según las circunstancias, porque hasta hace poco el límite era 25 años. Para la cuenta joven en el banco, para becas, para acceso a la universidad.

No les ha quedado más remedio que subirlo a los 30. Y es entonces cuando hay que preguntarse a qué clase de exterminio nos quieren someter, a este tramo ciudadano de 31-44 años, la tierra de nadie. A los que ahora deberían estar formando su familia o haciéndola crecer. Los consumidores. Los potenciales clientes (ya que sólo somos números).

Lo admito: no he tenido suerte. Una familia pudiente, que me ha facilitado una buena educación, pero que nunca ha estado afiliada a ningún partido político. Como en el sueño americano, he tenido que hacerme a mí misma. El resultado es que otros compañeros de estudios tienen ahora (sí, ahora) trabajo en gabinetes de comunicación o en empresas subsidiarias de mandos del PP. Y tienen ya sus hijos y sus cosas. Yo he tenido que dar las gracias por contratos de auxiliar (becaria encubierta) con 30 años. 

En alguna ocasión he disfrutado de "beneficios" políticos (que se los ha llevado el empresario, claro) como aquella campaña de incentivos para la contratación indefinida en jóvenes (una medida, por cierto, impulsada en mi comunidad por el PSOE, para que no digan que tomo partido en este bipartidismo). Un bonito contrato indefinido de 700€/mes, sí, hasta el cierre en quiebra de la empresa de un día para otro. En esa época, ahorré un montón. Sí.

Y luego está lo de "emprender". No sé a qué le llaman emprender, pero lo intenté en su momento con el famoso modelo 036 y los resultados fueron catastróficos. Cero euros después, cero tarjeta sanitaria y cero oportunidad de recuperar nada, por alcanzar la barrera de los 31.

El glamour fashion parece haber calado en los empresarios, mucho antes de sugerir mini-jobs, porque llevan tiempo sujetándose a las mágicas cifras. Piden un curriculo abultado de experiencia, conocimiento de idiomas incluído el suajili, el klingon y el élfico, manejo de ordenadores a nivel de Steve Jobs y la receta secreta de la Coca-Cola. Y aún con todos los requisitos bajo el brazo, hay que tener suerte para ser el elegido entre otros 895 aspirantes al puesto. Y cuando ya por fin, en un recorrido más prolongado que Frodo transportando el anillo, te sientas a la mesa de la entrevista, la respuesta es: ah, pero tienes 32 años

Y estoy hablando de un puesto para dependienta de una tienda (y de comercial en Guachupinga Marketing, o en la Hamburguesería Mortadelo, o de repartidora de folletos para el Supermercado ComeCome).

Y estoy hablando que vivo de alquiler y no tengo hipoteca, ni tampoco tengo hijos (¿con qué dinero les daría de comer, si no tengo ni para mí?) y el arroz lo mismo se me pasa. 

Y estoy hablando de que a veces voy a manifestaciones y a veces prefiero seguir el streaming desde mi ordenador, no porque sea una mala ciudadana pasiva, sino todo lo contrario. Porque me conozco y acabaría detenida por llevarme entre los dientes la oreja de un cuerpo de seguridad del Estado. Y de eso no me iba a librar ni el carnet de prensa en la mano. Tampoco tengo para las tasas judiciales.

Querido gobierno, queridos empresarios, queridos hijos de puta: vivo igual que con 24 años (los padres pagan la comida, que los abuelos están ya muertos) o con 23, 20, 17, y no me han salido arrugas. Por favor, quiero que me apliquen el régimen de lo que ustedes llaman joven. 

¿Emprender? Cuando quieran, ya tengo preparados los informes necesarios para mi macroempresa multinacional, aquí en el cajón. Pongo los 45€ que hay ahora en mi cuenta y ustedes ponen el resto de millones necesarios. Me los dejan en un sobre en el buzón, gracias.

P.D. leído por ahí: "Cuando la gente no tiene nada que perder, se vuelve peligrosa"

 
5 comentarios on "Personas sin futuro: en tierra de nadie"
  1. Ya sé, ya sé, consuelo de muchos no vale para nada, pero... Nací el 27 de febrero de 1979, un día antes que tú, y firmaría -palabra por palabra- este post. No hay que dejarse derrotar... La próxima entrada en La banda de los 4 te la voy a regalar para tu cumpleaños.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! Y dato interesante que no sabía, tomo nota :)

    ResponderEliminar
  3. No sé, no me acaba de convencer tu actitud. Seguiré leyendo más del blog antes de opinar.
    Bueno, voy a opinar, qué diablos, que es gratis.
    Te diré lo que no me gusta:

    1º"Querido gobierno, queridos empresarios, queridos hijos de puta" --->

    Parece que alguien te debe algo. Después de todo, tú has podido estudiar gracias a tus padres y a la subvención del estado (es decir, gracias a los que pagamos impuestos). Deberías agradecerlo.

    Esto es muy reactivo, bastante victimista. La vida es así: haces cosas con una idea y a veces las expectativas se frustran. No son los empresarios, es la vida. Las cosas no salen siempre como queremos. Entonces hay dos opciones: a) pataleamos b) usamos la imaginación y la acción y probamos algo distinto; si podemos crear algo que los demás estén dispuestos a pagar, mejor, así dejaremos de quejarnos de los sueldos bajos.

    Los sueldos son bajos porque el valor que producimos es bajo. Haz algo que la gente valore, verás como tus ingresos sube.


    2ºP.D. leído por ahí: "Cuando la gente no tiene nada que perder, se vuelve peligrosa" -------> ¿A qué te refieres? ¿Vas a atracar un supermercado?

    ResponderEliminar
  4. Hola Homo Minimus, gracias por leer.

    Esto es sólo un instante Polaroid, que no necesariamente se corresponde a una actitud constante ni general. De hecho, se escribió en el vacío de febrero. Si gran parte de la población sufre alergias primaverales, en mi caso es "febreritis" que empeora con los años. Un mes de introspección y negrura parecido (pero no es) a una depresión estacional. Sin mayor esfuerzo se disuelve el 1 marzo. Así que he aprendido a no hacer esfuerzos para que se pase cuanto antes ese malestar.

    Ahora, sí, también lo releo y es victimismo pasivo-agresivo a tope, sea lo que sea eso.

    De lo que opinas, bueno 1º) Tenía en mente algún empresario que sí debe cosas, así que no es sólo "la vida". No son demasiado interesantes los ejemplos cercanos, pero diré que, a veces, el valor de lo que se produce se tasa en X, el empresario manipula, condiciona o amenaza para hacer creer que es X, mientras en cualquier otra parte es X+10 y el empresario se queda con esos +10. Por supuesto, la crisis omnipresente pone el contador a 0 y entonces lo que produces es ahora X-10. Nada se puede patalear ahí, el empresario tiene "culpa" y el "victimista" también, por su ceguera que le ha impedido darse cuenta por sí mismo.

    2º) Jajaja atracar supermercados no, hombre. Tampoco me refería a mí. La frase ilustra aquello de la indefensión aprendida, mezclada con victimismo acomodaticio de "que alguien haga algo". Hasta que aparece el ahogo extremo ("nada que perder") y dispara, por fin, la furia y la acción de la gente.

    Mmmm entre la furia y la depresión... eso es el famoso pasivo-agresivo, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la respuesta tan completa; si es una polaroid, entonces es menos preocupante. Aunque, para alguien que cree en el libre mercado, los acuerdos voluntarios entre personas, la responsabilidad personal y la iniciativa privada, es siempre muy fastidioso escuchar día tras día siempre los mismos lugares comunes echando la culpa al capitalismo y el libre mercado, y escasas veces al sector público y las regulaciones.

    Hay una diferencia entre un empresario, por malo que sea, y un burócrata, por bueno que sea: nadie me obliga a comprar o negociar con el empresario, puedo hacerlo o no, pero nadie me obliga; en cambio, con el burócrata(político, inspector de hacienda, empleado de ayuntamiento, etc.) no puedo escapar tan fácilmente, siempre pueden quitarme el dinero vía impuestos o amenazarme con la ley si no hago lo que ellos quieren.

    Te pondré un ejemplo: yo de Amancio Ortega o Bill Gates o el extinto Steve Jobs jamás he tenido nada que temer, por poderosos y ricos que sean; si no me gustan sus productos o sus empresas, no les compro o no trabajo para ellos. En cambio, el último funcionario del ayuntamiento o de hacienda tiene la capacidad de hacer más dificil mi vida que cualquier Gates u Ortega del mundo.


    ResponderEliminar