ESCRIBE; DESPUÉS LO PIENSAS

Nada salió

jueves, 5 de junio de 2014

Nada salió como estaba previsto. Y eso no era bueno.


¿Por qué las conversaciones no funcionan como el ajedrez? Todas las posiciones previstas, calibradas, se decide el movimiento; nunca hay sorpresas. En aquella conversación, sin contar el entorno familiar, la luz, o la taza de café irlandés como emblema mutuo, fue todo distinto a lo posible: ni los gestos, ni las respuestas, ni el brillo húmedo en los ojos (cuando no tocaba).

Y ese temblor ansioso. Nada salió como estaba previsto. Porque el espacio seguía estático, en su sitio cada mesa y cada cucharilla, una fotografía, seguía todo menos ella. Ninguna de las respuestas eran las calibradas, las de ella. A través de la capa de óleo, el único espejismo roto es que ella era distinta. Sus respuestas. Sus nuevos gestos. No era. La certeza de que no estaba allí.

Así que nada salió como estaba previsto. 

El pánico sustituyó al temblor, el cambio de discurso al pánico. No fue capaz de contarle todo lo que había ido a contarle, lo que quería contarle, el motivo para reunirse después de tantos años. La verdad.

Se despidieron como si nada hubiera ocurrido, con maestría de dramaturgo para dejar el escenario congelado en una foto, como todos los años anteriores, con los mismos colores y luces.

La verdad.





2 comentarios on "Nada salió"
  1. Sí. Y me conecto. Entonces sucede. Ella se mete el dedo pulgar en la boca y se lo limpia en la palma de la mano de él. Y ya no es posible desconectar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone un autográfo...

      Queda imaginar, como esta canción es moderadamente nueva, no encuentro ni la transcripción del hindi, mucho menos en inglés. Todavía no sé qué dice.

      Eliminar