ESCRIBE; DESPUÉS LO PIENSAS

Image Slider

Y por eso no habláis

miércoles, 30 de abril de 2014

Déjalos en paz.
Déjalos ya en paz.
Déjalos, que están muertos. Y son antiguos.

Entelequia

martes, 29 de abril de 2014


No me hagas hablar de la entelequia.
No me hagas pensar en la entelequia.
No me hagas que...

Libros, libros, légamo

sábado, 26 de abril de 2014

Pasó el Día del Libro: el día de firmar libros y venderlos, o venderlos firmados, el día de los stands móviles, horarios de infarto y la huelga de trabajadores de FNAC, aprovechad y mejor no compres, no vendas, no firmes ahí. Desde fuera, todo tan entrañable y salvaje al mismo tiempo.

Viaje a Ítaca

miércoles, 23 de abril de 2014


¿Hay algo más agradable que un café o un vaso de leche rezumando la viscosidad de un centenar de galletas María hechas puré?

Alabanza PREVIEW - señores críticos y cagadas monumentales

lunes, 21 de abril de 2014

Para quien no lo sepa (todavía) terminé de leer Alabanza de Alberto Olmos el 11 de abril a las 23.40 horas, Kindle mediante. No acabé el mismo 10 de abril porque en medio tuve que hacer otras cosas innecesarias como ir a trabajar, dormir (poco) o comer (se me olvidó). El 13 de abril volví a terminarla (en papel) y todavía a remolque de la lectura simultánea junto a Eduardo Laporte, más reposada que la mía. Después, cuando Sergio alias El Chico que leía demasiado me comentó algo, fui a revisar desde la página 94 más o menos... y acabé por la 376 otra vez, sin darme cuenta.

Fractal

sábado, 19 de abril de 2014

Ver

jueves, 17 de abril de 2014

Guepardos nocturnos

martes, 8 de abril de 2014
 
En las quietas horas de la noche [mientras vivo] cuando las sombras deambulan ahí fuera, déjame que arda al simple contacto de las yemas de tus dedos, ahí aún lejos, acercándose, ignición, a la espera de toda la mano completa sosteniendo mi cabeza hecha jirones [giros, giroscopio] de hierba.

Papá Gandalf


Es la primera vez (y, por tanto, susceptible de anotar en los márgenes: primera vez) que quiero robar un libro. Llevármelo de su estantería, sin pagar, de un sitio -librería- donde no lo prestan -biblioteca- y hay que entregar dinero a cambio.

Lo que prende

viernes, 4 de abril de 2014


Lo que prende el alma es un ardor extraño por agotamiento, una hinchazón, un espamo pulsante que convertido en palabras sería "creo que me duele el tuétano de un fémur y del otro".